Saltar al contenido principal
Hitachi Construction Machinery - Latinoamérica

Una pasión por el servicio de alquiler

21 de junio de 2021

Woody Weld, director, CEO y presidente de ACME Lift Co., junto a su equipo ha simplificado y agilizado el negocio de los alquileres. Cada una de las excavadoras Hitachi que integran la flota de esta compañía llega al lugar de EE. UU. donde se la necesita, en el momento en que se precisa, independientemente de que el alquiler de la máquina sea por una hora, un día o toda la semana. Esta precisión operativa es posible gracias a la pasión que Weld por el servicio de alquileres y a sus más de 45 años de experiencia en la industria.

Woody Weld, CEO de ACME Lift Co.

Con solo echar un vistazo a la ecléctica oficina de Woody Weld en ACME Lift Co. (ACME), ubicada en Mesa, Arizona, uno siente nacer la curiosidad. El lugar parece un museo, está repleto de reliquias y objetos de distinta naturaleza, desde fotos y libros hasta robots, autos de juguete de colección y la enorme escultura de un dragón.

"Mi oficina es un reflejo de la gente que he conocido y de todas las cosas que han ocurrido en este negocio durante más de 45 años", dice Weld, director ejecutivo y presidente de directorio de ACME. "Estos son objetos que las personas me han dado o que tienen alguna anécdota y conexión que los relaciona con mi negocio o con mi vida".

La experiencia que Weld adquirió en la industria de los alquileres impulsó la idea de cofundar ACME en 1997.

"Trabajaba para una importante compañía de alquileres y nos dieron un trabajo que implicaba la construcción de un estadio", explica. "El encargo fue íntegramente para nosotros, teníamos que facilitarles las plataformas elevadoras, las maquinarias de excavación, en fin, todo lo que necesitaban. Pero en un determinado momento, nos quedamos sin maquinarias. No pudimos encontrar a nadie que ofreciera alquileres temporales de maquinarias modernas, que es lo que necesitábamos para conservar el trato con nuestros clientes y no tener que derivarlos a otra compañía de alquileres".

Cuando se percató, por su propia experiencia, de que la industria carecía de una oferta de máquinas de alquiler a corto plazo, Weld decidió brindar ese servicio.

"La idea de la cual partimos fue que las compañías dedicadas al servicio de alquileres compartieran con nosotros su infraestructura a cambio de que les solucionáramos los problemas", dice Weld. "Teníamos unas 40 máquinas y tal vez unos doscientos mil dólares y con esa base, construimos ACME y llegamos a posicionarla donde se encuentra hoy".

Asociación con Hitachi

Hoy en día, ACME es la compañía intermediara de subalquiler más importante del mundo y cuenta con una flota por valor de $450 millones, que incluye plataformas de elevación articuladas, manipuladores telescópicos, compresores de aire portátiles y maquinarias excavadoras, además de las flamantes incorporaciones: las excavadoras Hitachi.

En marzo de 2018, Hitachi Construction Machinery Co., Ltd. (HCM) adquirió un 33.3 por ciento de las acciones de ACME. Esta sociedad conjunta permite que las compañías de alquiler de maquinarias de construcción minoristas accedan, a través del servicio de alquiler de ACME, a las excavadoras Hitachi. En el ámbito del servicio de alquileres, ACME ofrece servicio a grandes compañías y a particulares que trabajan a menor escala.

"He tenido muchos socios comerciales y he trabajado con muchos fabricantes a lo largo de mi vida", dice Weld. "Hitachi es la mejor empresa con la que haya hecho negocios, en lo que se refiere a la metodología de trabajo conjunto y a la efectividad con la que logramos cumplir las tareas que establecen".

ACME tiene una línea de excavadoras Hitachi que incluye desde el modelo ZX130-6 hasta el modelo ZX470LC-6. La compañía también compra maquinarias Hitachi usadas a través de la red de distribuidores de Hitachi.

"Nuestros clientes han tenido una reacción muy positiva frente a nuestra elección de la marca Hitachi", dice Weld. "Además, las máquinas son excelentes. Hitachi fabrica productos de una calidad excepcional. Este año, haremos una inversión de al menos $40 millones en productos Hitachi que añadiremos a nuestra flota".

El Centro de comando

Aunque la flota de ACME está compuesta por unas 300 excavadoras Hitachi, no es posible ver ninguna de estas máquinas en las oficinas centrales de la compañía. Y eso es algo bueno; cada excavadora se encuentra en el punto geográfico de EE. UU. donde se la necesita.

"La maquinaria no sirve de mucho guardada aquí", dice Weld. "Está en las áreas de almacenamiento de las compañías de alquiler o en nuestros depósitos locales, en mercados donde sabemos que hay demanda y posibilidad de hacer negocios, de manera que pueda entregarse con rapidez".

Esa distribución oportuna de la maquinaria es posible gracias al "Centro de comando" de ACME. En lugar de tener departamentos individuales que se encarguen de las áreas de logística, servicio, transporte, partes y ventas, ACME cuenta con un único espacio en sus oficinas centrales que reúne todas estas actividades y se denomina "Centro de comando". El Centro de comando funciona como un eficiente centro de operaciones, diseñado para brindar información en tiempo real sobre las maquinarias y un servicio de soporte integral al cliente.

"El Centro de comando es parecido a un acuario porque reúne en un único espacio todas las disciplinas necesarias para que nuestro trabajo pueda hacerse", dice Weld. "Todos trabajan juntos para solucionar los problemas de cada cliente en tiempo real. Cualquier cliente que llama a ACME puede, en una sola  llamada a un único centro, alquilar o reparar una máquina, obtener partes para una máquina o solicitar el traslado de una máquina".

Todas las máquinas de la flota de ACME, incluidas las excavadoras Hitachi, están equipadas con telemática, lo que permite controlar la disponibilidad y el uso de las maquinarias.

"No recibimos llamadas de personas que simplemente quieren averiguar con qué máquinas contamos", dice Weld. "Nuestros clientes llaman porque necesitan algo inmediatamente. El mapa del Centro de comando es como una representación gráfica que indica en qué zonas hay trabajo. Si hay mucha actividad en el Golfo, las máquinas se trasladan hasta allí. Después de los grandes incendios de California, se necesitaron maquinarias de excavación para remover los escombros. Las máquinas llegan a cualquier lugar donde haya trabajo por hacer".

Weld dice que el secreto del servicio al cliente que ofrece ACME reside en sus ingeniosos empleados.

"Una de las cosas más importantes que les enseño a las personas cuando empiezan a trabajar en ACME no es que sabemos la respuesta a todas las preguntas, sino que sabemos aprender de cada cosa", explica. "En ACME, aprender es esencial. Es fundamental aprender a encontrar respuestas en el momento. El principal objetivo de este lugar es solucionar los problemas de cada cliente".

Una industria en crecimiento

El éxito de Weld no se debe exclusivamente a su experiencia en la industria, sino también a su capacidad para adaptarse permanentemente. Cuando se inició en esta industria, los alquileres eran un negocio mensual. Las compañías elaboraban una lista de maquinaria y llevaban todos los equipos a la zona de trabajo el primer día. Luego, a medida que las tareas se iban completando, los equipos se iban despachando del área de almacenamiento. Este proceso ha cambiado drásticamente con el paso de los años y mediante su enfoque en la logística, Weld logra que ACME siga posicionándose como un líder de la industria.

"Hoy en día, se utilizan algoritmos y sistemas de gestión de productos, y las personas que se desempeñan en el área tienen una excelente educación proveniente de programas de gestión de la construcción", dice Weld. "Estas personas lidian continuamente con fechas y horarios muy específicos. Los clientes dicen: 'Quiero el equipo para el jueves a las 9:00 a. m. y quiero que lo retiren el viernes. Y después quiero que me lo vuelvan a traer el jueves siguiente'. Eso es más típico de un negocio de logística que de un negocio de alquileres".

El carismático Weld sigue progresando, enfocado en contar con las mejores personas dentro de su equipo.

"En esta compañía, lo importante es la gente", dice. "Son fundamentales las relaciones que establecemos con nuestros clientes y las interrelaciones con los demás miembros del equipo. Y también es importante hacer lo correcto cada día y estar seguros de avanzar en la dirección correcta".

Weld dice que son esas relaciones, junto con la naturaleza multifacética del trabajo, las que le impulsan a seguir en este negocio.

"Hago este trabajo porque me fascina ser parte activa de los procesos", dice. "Supongo que a medida que pasan los años, uno se concentra en la necesidad de sentirse útil. Quiere tener un objetivo y ser relevante. Puedo enseñarles el funcionamiento de este negocio a los más jóvenes. Podemos solucionar los problemas que tienen los clientes. También podemos brindar una solución a los problemas de los fabricantes. Tal vez sea todo eso lo que me apasiona de esto, que es muy gratificante".